Menú

10 Hábitos a evitar en el uso de tu auto

Poner atención en pequeños detalles puede llegar a evitar dolores de cabeza, gastos excesivos en talleres mecánicos y hasta prevenir malos funcionamientos que pongan en peligro tu seguridad. Prestá atención y enterate qué malos hábitos son mejores de esquivar:

1. Retrasar el mantenimiento: el mantenimiento de tu coche es vital, por eso se aconseja seguir a rajatabla la rutina que cada fabricante propone y no esperar más de lo recomendado.

2. Manejar con neumáticos gastados o con mala presión de aire: revisá periódicamente el estado de los mismos. Usarlos con una presión de aire adecuada permitirá que su vida útil aumente considerablemente.

3. No hacerle caso a las luces de advertencia del tablero: si identificás una luz fuera de lo común en tu tablero tenés que abordar el problema lo antes posible. En el caso de no entender qué significa esa advertencia podés chequear en el manual de propietario o llamar a tu mecánico.

4. No lavar tu auto seguido: hasta la mejor pintura puede deteriorarse por la simple acción de la lluvia o el contacto con contaminantes industriales y del tránsito.

5. Conducir de forma agresiva: acelerar de golpe puede ayudarnos a ganar tiempo, pero sus efectos son nocivos para el motor de tu auto, que se sobrecalienta por demás, y para los neumáticos, que se gastarán en menor tiempo.

6. Abusar el uso del embrague: debido a que funciona por fricción, el embrague sufre desgaste cada vez que se lo utiliza. No hay que pisarlo sin necesidad ya que se produce un sobreesfuerzo que afecta al disco y a todas las otras piezas que lo componen.

7. No apoyarse en la palanca de cambios: es muy frecuente que los conductores usen la palanca de cambios como apoyabrazos. Haciéndolo, estás presionando los mecanismos internos del cambio, desgastándolos y generando complicaciones que pueden ser muy costosas.

8. Utilizar demasiado los frenos: usarlos en exceso acelera el desgaste de los discos y pastillas y puede generar vibraciones en el volante.

9. Mover la dirección con el auto parado: dentro de lo posible debe evitarse ya que las gomas pueden deformarse, debido a la gran cantidad de peso que resisten, y las suspensiones desequilibrarse.

10. Manejar con el tanque de reserva: es necesario que siempre haya combustible suficiente para garantizar la lubricación y enfriamiento de la bomba. En el caso de que se utilice la nafta de la reserva la bomba puede quedar desprotegida.

Sabemos que tu auto es muy importante para vos por eso te recomendamos la mejor forma de cuidarlo y también de asegurarlo.

Fuente: www.partmyride.com