Menú

Aseguradoras y el Gobierno mexicano se preparan para la reconstrucción

Tras el terremoto de magnitud de 7,1, que provocó daños considerables en los estados de Morelos, Puebla, México, Guerrero y Oaxaca, las aseguradoras señalaron que cuentan con un fondo de u$s 56.000 millones para cubrir las pólizas de daños con lo que enviaron una señal de tranquilidad a sus clientes sobre la solvencia del sector.

Este terremoto fue el segundo registrado las últimas dos semanas en México, después del ocurrido el 7 de septiembre de 8,2 de la escala Richter que afectó a los estados de Oaxaca y Chiapas, en el sur y sureste del país.

Ante ello, el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto activó el Fondo Nacional de Desastres (Fonden), que tiene recursos por u$s 5.000 millones que permitirán encarar la reconstrucción.

Luis Álvarez, director de daños de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), señaló que «es muy preliminar dar una estimación. Estamos en fase de evaluación» a la hora de calcular el costo que para las compañías aseguradoras puede representar un terremoto de esa envergadura que destruyó decenas de edificios.

«El panorama actual del sector apunta que alrededor del 8,5% de los mexicanos cuenta con un seguro, además de los créditos de vivienda respaldados por los bancos, que obligan a comprar uno», explicó Álvarez.

Al menos 326 personas perdieron la vida tras el terremoto ocurrido el pasado 19 de septiembre.

Fuente: El Cronista