Menú

Diccionario

Seleccione una letra en el diccionario

Seleccione una letra en el diccionario
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z Todos

O puede buscar directamente el término que desea

Asegurado

Es quien suscribe la póliza con la entidad aseguradora y se compromete al pago de las primas teniendo derecho al cobro de las indemnizaciones. Existen diversas figuras con respecto a la contratación de la póliza. El contratante y beneficiario suelen ser la misma persona. En los seguros que involucran riesgos personales como ser: vida, accidentes, enfermedades, en muchos casos se da que el contratante es una empresa y los asegurados son trabajadores. Al darse el fallecimiento, sus derecho habientes perciben la indemnización correspondiente, en este caso beneficiarios.

Asegurador

Empresa que se dedica a la práctica del seguro. En nuestra legislación se admite como forma jurídica la sociedad anónima, la cooperativa y la mutual. Para este tipo de sociedades es menester contar con la autorización de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) a fin de operar. La empresa debe tener dedicación absoluta y exclusiva a la práctica del seguro, siempre bajo el control de la SSN, tanto en su funcionamiento (ley 20091) como en su desenvolvimiento. Rigen para la actividad las leyes 17418, 20091 y sus reglamentaciones.

Autoseguro

Se dice que existe autoseguro cuando una persona física o jurídica sin acudir a una aseguradora, soporta con sus bienes el acontecer siniestral los propios riesgos. Las empresas que tienen autoseguros constituyen en sus balances fondos de reserva en un porcentaje determinado para hacer frente a los siniestros. Es común que dichas empresas aseguren algunas coberturas que pueden generar altas indemnizaciones, las cuales pondrían en peligro la estabilidad de la empresa, como ser la responsabilidad civil, y autoaseguran otros riesgos que pueden acotar con un sistema de prevención.

Beneficiario

Es la persona, empresa u organismo designado en la póliza por el asegurado o contratante como titular de los derechos indemnizatorios. En el seguro de vida son la o las personas designadas por el asegurado para recibir en caso de su muerte la prestación debida por el asegurador. Es lícito por parte del asegurado sustituir el o los beneficiarios cuando lo desee, siempre que la designación no surja de una garantía u obligación. En el caso de un bien patrimonial, es de estilo -por imposición del vendedor, que la póliza se emita con derechos cedidos por parte del asegurado al acreedor, mientras dure la deuda.

Bolsa de comercio

La Ley permite la constitución de bolsas de comercio como sociedades anónimas o como asociaciones sin fines de lucro. Tienen amplios poderes de autorregulación, y están legalmente autorizadas para admitir, suspender y cancelar la cotización de títulos valores, de acuerdo con sus propias normas, aprobadas por la Comisión Nacional de Valores.

Bono

Es un título emitido por una entidad pública o privada que promete devolver los fondos captados, en forma y plazos claramente definidos.

Capital asegurado

Es el capital manifestado en la póliza y representa el límite de la responsabilidad del asegurador.

Casco

Término utilizado en materia de seguros para designar el vehículo en sí, usado para el transporte de personas o cosas. Aunque esta acepción es más corriente en el seguro de transporte marítimo, la denominación se extiende a todos los demás sistemas de transporte para designar el medio de locomoción usado.

Caso fortuito

Suceso que no ha podido preverse o que, previsto, no ha podido evitarse. Puede ser producido por la naturaleza o por el hecho del hombre.

Daño

Es el perjuicio -considerado como menoscabo o mengua de un derecho subjetivo- que sufre el asegurado y constituye uno de los presupuestos que da derecho al resarcimiento, como correlato de la obligación del asegurador para proceder a la respectiva indemnización, de acuerdo a las condiciones establecidas en la póliza. Los daños indemnizables por el seguro son los que recaen sobre ciertos derechos subjetivos patrimoniales, tales como los daños materiales que afecten la integridad patrimonial o física de una persona. Los primeros son los que comprometen bienes muebles e inmuebles y su reparación se asegura mediante la contratación de un seguro del “ramo patrimoniales”. Los segundos son los que comprometen la integridad física de las personas, encuentran cobertura a través de los denominados “seguros de personas”, que se limitan a dos ramos: accidentes personales y vida.

Página 1 de 612345...Última »