Menú

Crucero del terror

El caso de la argentina en Jamaica abre el debate sobre las coberturas médicas en el exterior.

La crítica situación que atraviesa la mujer que se enfermó en un viaje puso sobre el tapete las complicaciones que pueden surgirle a cualquier persona y los alcances del servicio de salud contratado. Prepagas y tarjetas de crédito brindan asistencia, pero los montos pueden resultar insuficientes

Hace pocos días salió a la luz el caso de Ana María Arroyos, una mujer argentina que vacionaba en Miami, junto a su hija menor, Celeste. Allí, abordaron un crucero de la empresa Norwegian Cruise.

La pesadilla de esta turista se inició al sufrir «fuertes dolores abdominales» y fuera diagnosticada con un cuadro de «gastroenteritis aguda». En la embarcación le dieron pastillas y pañales.

Ante la persistencia del malestar, el capitán del barco consideró que la mujer y su hija debían descender en la primera parada, en Kingston, Jamaica, para recibir una mejor atención.

Celeste, una de las dos hijas de Ana, que viajó con ella al Caribe, hizo referencia al «maltrato» que recibieron en Jamaica y la desinformación con la que se manejaron los médicos de allá desde el inicio.

«El primer médico le quiso dar morfina y yo me negué. El segundo, la trató muy mal, de forma inhumana, y el último, la trató bien pero dijo que se iba a comunicar con el consulado pese a no haberlo hecho», denunció la joven de 22 años.

«Si navegaba un día más, se moría», completó.

Su internación en ese país, se transformó en inafrontable para la familia. Implicó un gasto decerca deu$s4.000 por día, lo que hizo cerrar la cuenta en aproximadamente u$s70.000.

De ese monto, el seguro sólo cubrió u$s20.000, por lo que los allegados deberán afrontar los u$s50.000 restantes.

«Assist Card decidió hacerse cargo del vuelo y nosotros de la internación en Jamaica,porque estaba previsto que esté internada no menos de 15 días», dijo Guillermo Baqué, esposo de la mujer.

Antes de volar de regreso al país, el hombre informó que «intentaron despertarla durante dos días pero, al estar muy dolorida, volvieron a dormirla».

Baqué indicó que en la localidad jamaiquina de Ocho Ríos, donde fue bajada del crucero su esposa, «no hay nada», por lo que se requirió la intervención del cónsul argentino Juan Núñez para llevarla a Saint Andrew.

«Cuando la traen del hospital, la situación de Ana era desesperante, estaba al punto de la muerte», aseguró.

«En Saint Andrew no había terapia intensiva y tampoco hay equipos de respiración artificial, por eso tuvieron que usar uno manual, hasta que pudieron traer uno de Kingston», completó.

El drama de Ana María podría ser el de cualquier argentino y, tal como indicó aiProfesional medio Claudio Belocopitt, presidente de Swiss Medical, «este caso sirve para tomar dimensión de los costos de la salud».

«La gente tiene que estudiar este tema antes de viajar para no tener sorpresas, porque se pueden producir gastos durante el viaje que luego se vuelven imposibles de cubrir», completó.

Por lo pronto, las empresas OSDE y Assist Card accedieron a trasladarla a la Argentinaaunque su cobertura no contemplaba un gasto tan elevado como el que supone el transporte en un avión sanitario.

Assist Card decidió hacerlo «por una cuestión humanitaria debido a la gravedad del caso, aun habiendo ya excedido económicamente el monto de asistencia que la Sra. Arroyos cuenta según los beneficios de viaje incluidos en su tarjeta de crédito. Se estima que el costo del operativo supere el millón y medio de pesos», informaron desde la compañía.

En diálogo con iProfesional, el abogado penalista, Gabriel Iezzi, explicó que la obra social de Ana María no estaba obligada legalmente a hacerse cargo del traslado de la mujer: «OSDE no tenía por qué intervenir, lo hizo por una cuestión graciaria».

Por su parte, Belocopitt explicó que hay prepagas que brindan cobertura en el exterior: «Algunos planes incluyen este servicio y otros ofrecen la oportunidad de contratarlos aparte».

¿Qué monto cubre la asistencia al viajero? 
Tomando este infortunio como referencia, los expertos dan cuenta de algunos reparos que deben ser contemplados a la hora de planificar el viaje.

En principio, es preciso que la prestación contratada se extienda a lo largo de toda la estadía y, si es posible, conviene sumar algunos días extra por si la permancencia en el país visitado se prolonga.

Es importante destacar que, según informaron desde Assist Card, Ana María decidióaprovechar la cobertura que le proveía su tarjeta de crédito.

Es una práctica habitual de los bancos y de las empresas de medicina prepaga ofrecer este beneficio dentro de sus planes.

Sin embargo, suele suceder que el monto de la cobertura ofrecido de manera gratuitapara sus clientes es bajo, dado que no supera los u$s15.000 de asistencia médica, que es lo que cuesta un sólo día de internación en países como Estados Unidos.

De esta forma, es recomendable que quienes vayan a cruzar la frontera analicen lacontratación de un adicional.

«Una vez conocido el monto que cubre este ‘beneficio’ que ofrecen las tarjetas, lo que hay que hacer es contratar el exceso. De ese modo, el asegurado puede decidir hasta que suma quiere prolongar la cobertura», sostuvo el Dr. Iezzi.

Ahora que Ana María ya fue traída de regreso, sus familiares deberán evaluar si realizan una acción civil y penal contra la empresa de cruceros y contra el capitán por el posible delito de abandono de persona.

¿Qué se necesita para estar resguardado?
Los especialistas señalan que una cobertura completa implica contar con un monto ilimitado que pueda ser destinado no sólo a emergencias de salud, sino a asesoría y ayuda legal, a la indemnización en caso de pérdida de equipaje y a la repatriación de restos en caso de fallecimiento.
Otro aspecto a tener en cuenta es la presencia de la aseguradora en el país que se desea visitar, ya que si la compañía cuenta con representación legal en el destino, el viajero podrá mantener una comunicación inmediata y eficaz ante una emergencia.

También se debe prestar suma atención a las especificaciones de lo que se contrata. Por ejemplo, no es lo mismo un seguro de viaje que un servicio de asistencia al viajero.

El primero brinda la prestación de manera directa, mientras que el segundo sólo reembolsa las sumas gastadas por el asegurado, de manera posterior al evento, hasta el límite monetario previsto por la cobertura.

Al momento de requerir el servici, se suele detallar si el mismo incluye la contemplación deimprevistos menores tales como la sobreventa de pasajes (overbooking), retraso o cancelación de un vuelo, pérdida de las valijas o de documentos, y los problemas máscomplejos de resolver en el extranjero: enfermedad o accidente que requiera de intervención quirúrgica o una repatriación sanitaria.

¿Qué servicios cubre la asistencia al viajero?
Cada cobertura tiene un límite de gastos y reembolsos, que por lo general varían según cada empresa aseguradora y el tipo de plan contratado, como así también por viaje y tipo de beneficiario:

-Gastos médicos, hospitalarios o farmacéuticos: Todas las empresas de asistencia disponen de una red médica de asistencia internacional. Contratando este servicio, el viajero podrá recibir atención inmediata en las distintas bases operativas de la red médica que se encuentran distribuidas alrededor del mundo.

En caso de accidente o enfermedad aguda, se cubrirán los gastos médicos y hospitalarios que sean necesarios, incluyendo el valor de los medicamentos y materiales descartables prescriptos, internación, intervenciones quirúrgicas e interconsultas médicas internacionales, de ser necesarias.

-Gastos odontológicos y medicamentos de urgencia: cubre lo recetado según el tipo de afección que diera lugar a la asistencia.

-Traslado sanitario: si fuera necesario el traslado a otro sitio más indicado, la empresa prestadora del servicio deberá costearlo y gestionar el transporte más adecuado, según la gravedad. Se tomará a cargo la movilidad de los acompañantes que estén realizando el viaje.

-Traslado de menores: en el caso de que el único acompañante de un menor (ambos beneficiarios del servicio) padeciese una enfermedad o accidente que le impidiera ocuparse debidamente de aquél y por un período mayor a 10 días, se organizará el desplazamiento sin cargo de ese menor a su lugar de residencia. La edad (del menor) varía según cada empresa.

-Prolongación de estadía: se cubrirán los gastos de hotel cuando el viajero requiera extender la cantidad de días por convalecencia, ya sea por lesión o por enfermedad.

-Repatriación o traslado por fallecimiento: si se produce la defunción del viajero, la empresa se hará cargo del traslado del cuerpo hasta el lugar de inhumación en el lugar que elijan sus allegados.

-Gastos de transporte y estadía para un familiar: en el caso de hospitalización o convalecencia, si se encontrara viajando solo o con un menor y de que su intervención o recuperación se prevea superior a los 5 días, se pondrá a disposición de una persona elegidaun pasaje de ida y vuelta a fin de que acuda al lugar donde éste se encuentre. También se cubrirán los gastos de hotel.

-Asistencia jurídica: si el beneficiario lo solicitara, se le asignará un abogado para que lo defienda en cualquier proceso civil o penal. Se pagarán sus honorarios y se adelantará en carácter de préstamo el importe de la fianza. Estos montos tienen límites específicos según cada contrato y cobertura.

-Transmisión de mensajes urgentes: se transmitirán los mensajes urgentes y justificados de los viajeros beneficiarios, relativos a cualquiera de los hechos relacionados con las prestaciones de este servicio.

Por lo general, las empresas ofrecen diferentes tipos de cobertura con precios variados, de acuerdo al monto que se desea cubrir.

El referido a la asistencia médica en caso de accidente o enfermedad puede ir de u$s30.000 a u$s60.000, medicamentos de u$s500 a u$s1.000 y odontología de u$s250 a u$s500.

Para inconvenientes menores como la compensación por pérdida de equipaje, hotel por convalecencia u hospedaje para un familiar acompañante, se destinarán u$s500.

El costo de la contratación varía de acuerdo al lugar al que se pretende ir y la edad de los asegurados, entre otros requisitos que quedan a discreción de la compañía.

Fuente: Clic aquí.