Menú

Entrenamiento médico. Por el Dr. Gustavo Federico Andersen

Un grupo de médicos argentinos se entrenó en Japón para implementar una nueva técnica de cateterismo cardíaco. RP News conversó con el Dr. Gustavo Andersen*, uno de los integrantes del equipo, para conocer cómo se preparan y se previenen posibles dificultades a la hora de incorporar  nuevas formas de desempeño médico.

La empresa japonesa Terumo, patrocinadora del programa de entrenamiento, junto a JICA (Japan International Cooperation Agency) llevaron adelante el proceso de selección de los 5 primeros médicos argentinos en participar de la experiencia, formados previamente en la especialidad Cardioangiología intervencionista, que viajaron junto a 5 médicos brasileros.

La cardioangiología intervencionista es una especialidad de la medicina que sufre constantes cambios con la incorporación de nuevas tecnologías y expande sus alcances a distintas patologías. Por este motivo, la implementación de nuevas técnicas y tecnologías generan constantemente un desafío para los médicos intervencionista e implica un gran recorrido de aprendizaje. “Los esfuerzos deben estar dirigidos hacia varios puntos. En primer lugar, a la incorporación  de la información teórica disponible, y luego a la incorporación de cuestiones prácticas por distintas vías como por ejemplo simuladores, talleres, maquetas, capacitación fuera del País, etc. Asimismo, realizamos una selección de pacientes con menor complejidad. Por último la solicitud de Proctor -médico experto en la nueva practica- si fuera necesario.  El objetivo final es hacer de esta curva de aprendizaje un camino lo más seguro posible, minimizando la posibilidad de complicaciones”, detalla el especialista.

Los beneficios que este nuevo tipo de procedimientos ofrece a los pacientes son detallados por el Dr. Gustavo Andersen, médico cardiólogo y actual integrante de la Clínica Bazterrica, de la siguiente forma: “la técnica permite una menor chance de sufrir complicaciones relacionadas con el sitio de acceso, principalmente los sangrados o hematomas importantes. Además, la posibilidad de una rápida movilización del paciente, con mayor confort para el mismo, puede favorecer el alta más precoz, reduciendo los costos del sistema de salud”.

Acerca de la utilización de la vía radial

Se trata de un procedimiento que, tiene casi diez años de implementación en el mundo, es reciente en nuestro país. “Si bien hay centros que la utilizan para la mayoría de sus estudios e intervenciones coronarias, no es el acceso utilizado con mayor frecuencia en todo el país. De hecho, según informes del CACI, su uso se limita, aproximadamente, a un 25% de las intervenciones coronarias”, detalla Andersen y agrega que “en nuestro centro, utilizamos la vía radial desde hace  más de 7 u 8 años, sin embargo, no se utilizaba en forma rutinaria. Actualmente estamos extendiendo su uso a un mayor número de paciente”.

La preparación del equipo y el paciente

El equipo, integrado por médicos paramédico, comparte semanalmente un ateneo interno donde discute casos complejos, dificultades, decisiones terapéuticas, y otros temas centrales. “Este espacio es frecuentemente utilizado para debatir respecto a nuevas técnicas o tecnologías a incorporarse al grupo de trabajo. En algunas ocasiones solicitamos la participación de las empresas proveedoras de la nueva tecnología para que nos den la información necesaria. Esto nos permita anticiparnos a las dificultades que se nos puedan presentar”, explica Andersen.

En cuanto al paciente, la información que se le brinda de antemano es fundamental, no solo a él sino a su familia, de manera de poder detallar lo mejor posible en qué consiste la técnica nueva que se implementará. “Es importante transmitir las potenciales ventajas de esta, así como las posibles complicaciones. Es muy importante la confianza del paciente. Uno no debe escatimar en explicaciones, sobre todo si son solicitadas por el paciente o la familia. Idealmente tratamos de tener alguna consulta previa donde le explicamos todo lo necesario al paciente para que pueda hacer él también las preguntas que le surjan. El seguimiento estrecho del paciente, luego del tratamiento, también es muy importante”.

Siempre que se implementa una nueva técnica o tecnología se debe recorrer una curva de aprendizaje. El tiempo depende de múltiples factores, entre los que, destaca el especialista, se encuentran la dificultad de la intervención, la periodicidad con la que se presentan los casos, la sistematización de la práctica, etc. El error humano es, como en tantos otros casos, un factor importante como causa de complicaciones. Por eso, la mejor forma de prevenir es la capacitación, la sistematización de la práctica, hasta que el equipo trabaje tranquilo.

*Gustavo Federico Andersen. Médico. Universidad de Buenos Aires. Cardiólogo Universitario. UBA-SAC. Cardioangiólogo Intervencionista. UBA-CACI

Fuente: diagnosticsnews.com