Menú

El Gobierno quiere revivir la industria de los seguros de vida

Contratar un seguro de vida es algo casi obligatorio para cualquier familia en los Estados Unidos y la mayoría de los países desarrollados. Pero en Argentina son muy pocos los que piensan en hacerlo. La falta de activos y una moneda de ahorro para pensar en el largo plazo atentó contra esta industria que mueve cifras millonarias en el mundo. Y el golpe de gracia fue en la crisis del 2001, cuando el estallido de la convertibilidad pesificó 1 a 1 los ahorros que se habían acumulado en dólares.

Ahora el Gobierno tiene un plan para darle un nuevo impulso al sector y promover el ahorro de largo plazo entre el público. La modificación fundamental estará incluida en la reforma tributaria, aunque originalmente aparecía en la ley de Financiamiento Productivo (ex mercado de capitales) que ya obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados.

Insólitamente, desde 1999 que la exención fiscal está fija en 996 pesos anuales. En aquel momento eran casi 1.000 dólares, por lo que ahora ese piso debería estar en el orden de los 17.500 pesos por año. De esta forma, existiría un importante incentivo para contratar un seguro de vida, ya que lo que se ahorre en este instrumento hasta ese monto estaría libre del pago del Impuesto a las Ganancias.

La iniciativa corre por cuenta del Ministerio de Finanzas, donde insisten con el rol clave que las aseguradoras tienen no sólo para fomentar el ahorro, sino también para financiar inversiones de largo plazo. Hace pocos días les prohibieron a las compañías de seguros generales que sigan comprando Lebac emitidas por el Banco Central (se trata de un instrumento de corto plazo) con el mismo argumento.

Si las aseguradoras de vida tienen compromisos de largo plazo entonces también pueden ingresar en activos de la misma duración. En Estados Unidos son prácticamente los principales inversores institucionales, junto con los fondos de pensión. Y esto les da una gran potencialidad para financiar obras de infraestructura que precisará la economía argentina en los próximos años.

Fuente: Infobae