Menú

Mimá el auto para que no termines el viaje a pie

Los controles mecánicos previos a la salida a la ruta son fundamentales, pero no hay que olvidarse de los documentos y de los elementos de seguridad. La ansiedad ya te debe estar picando el estómago. Si sos de los que aguardan la segunda quincena de enero para arremeter la ruta o de los que en febrero se sentarán tras el volante sin disimular la sonrisa, es probable que cada vez estés más convencido de que la espera vale la pena: cuando enfiles hacia la Costa, los Valles o el destino que sea, habrá otros que estarán de regreso en la oficina y que desearán con todas sus fuerzas estar en tu lugar. Para que las ilusiones de descanso no se te pinchen en el camino, tenés que darle prioridad a ese fiel servidor que te va a llevar adonde le pidas: el auto.
Hay personas que están enamoradas de sus vehículos y que no lo descuidan ni un instante. Es posible que vos no pertenezcas a este grupo extremo. De hecho, quizás formes parte de esa innumerable mayoría que entiende poco o nada de mecánica. Con más razón, entonces, no te olvides de que el auto necesita atención, cuidados y mimos.
Si te ocupás de él como corresponde, no sólo se reducirán las posibilidades de que te deje a pie, sino que protegerá tu vida, la de las personas que viajen con vos y las de los seres humanos que se crucen en tu camino.
Para que la travesía sea un éxito (vayas lejos o cerca) hay varios aspectos a los que prestarles atención. En primer lugar, realizar los controles mecánicos es una cuestión de seguridad. Pero también hay que tener en cuenta que olvidar algún documento específico, no haber realizado determinados controles obligatorios y no poseer algunos elementos de seguridad pueden condenarte a pasar un mal momento en cualquier control caminero.
En primer lugar, es fundamental contar con todos los documentos: licencia de conducir, cédula verde, comprobante de pago del seguro, de la patente y cédula azul, pero sólo en el caso de que el conductor no sea el titular.
Guarda con los frenos Cristian Tello, jefe de planta de VTV Tucumán, recomendó realizar la verificación técnica, pero no sólo para salir de vacaciones: para circular por las calles de la ciudad es necesario haber superado este control. «Los problemas más comunes que detectamos son las fallas en las luces de freno y en la bocina. Pero también encontramos muchos problemas en los frenos traseros. La gente cree que el auto se detiene igual, pero no es así», destacó.
Hacer el balanceo, la alineación y la rotación de los neumáticos es fundamental para garantizar la seguridad de los viajeros y para ahorrar dinero en cubiertas. «Las cubiertas tienen un indicador de desgaste. Cuando el nivel del dibujo baja hasta el del testigo quiere decir que ya están para tirarlas. El problema es que la gente ve que todavía tiene dibujo y no la cambia. Lo que no sabe es que cuando los neumáticos están gastados se necesita el doble de distancia para frenar y la evacuación de agua disminuye a menos de la mitad», detalló Sergio Monasterio, de Donnington.
No sólo hace falta controlar los aspectos mecánicos. También es importante contar con los elementos de seguridad que establecen las leyes. Uno de ellos es el matafuegos. «Tiene que ser de un kilo y estar cargado con polvo químico. No se lo tiene que llevar en el baúl, sino que debe estar fijo en el habitáculo», puntualizó Ramón Acosta, de El Guiño.
Imaginate que atravesás Santiago del Estero en plena siesta y, de golpe, el aire acondicionado deja de funcionar. Seguramente el calor y el mal humor te van a hacer vivir un mal rato. «Lo ideal es hacerle un service al equipo cada seis meses; lamentablemente, la gente deja pasar mucho tiempo», resaltó «Lito» Chasampi, del taller del mismo nombre.
Balizas portátiles
La ley ordena que cada vehículo cuente con dos. Si te parás al costado de la ruta tenés que poner una 75 metros atrás del auto y la otra 75 metros adelante.
Chaleco
Refleja la luz y es un elemento que potencia la seguridad en el caso de que el conductor deba bajarse del vehículo y moverse a pie por la banquina.
Botiquín
Si bien la ley no ordena que los conductores deban llevar un botiquín, nunca está de más contar con agua oxigenada, alcohol, cinta adhesiva y gasas.
Soga de remolque
La cuarta es fundamental para remolcar vehículos. Pero también se consiguen sogas de remolque altamente resistentes que son más sencillas de manejar.
Matafuego
Los autos y las camionetas deben estar equipados con un matafuego de un kilo. Se lo debe fijar en algún sector del vehículo para que quede al alcance del conductor.
Bauleras de techo
Si bien no forman parte del kit de seguridad, ayudan. Si falta espacio para el equipaje, lo ideal es hacer instalar bauleras, porque atar un bolso al techo es muy peligroso.
Cuánto cuesta preparar el vehículo
$ 120
cuesta la verificación técnica vehicular para los autos particulares.
$ 241
hay que pagar para someter una camioneta de uso particular a la verificación técnica.
$ 48
pesos deben abonar los motociclistas por la verificación técnica de sus rodados.
$ 270
vale un kit de seguridad básico: matafuegos, balizas portátiles, cuarta y botiquín.
$ 35
es el valor de un chaleco de seguridad.
$ 650
cuesta un kit que incluye un set de lámparas y fusibles, guantes, luces portátiles, soga de remolque y cortina parasol.
entre $ 650 y $ 900
puede llegar a costar el service del aire acondicionado, según el modelo y el tipo de vehículo.
entre $ 200 y $ 250
vale el alineado, el balanceo, la rotación de los neumáticos y el control del tren delantero.