Menú

Nuevo Código Civil nuevos Seguros Patrimoniales Obligatorios y cambios en el Seguro de Vida

La normativa trae aparejado gran cantidad de seguros obligatorios o ampliación de los ya existentes, que puede constituir para los productores y para las aseguradoras una nueva oportunidad de negocio.

Nuevos Seguros Patrimoniales Obligatorios

Se abren con el nuevo código nuevas oportunidades de negocios en materia asegurativa.

Respecto de los FIDEICOMISOS:

El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, establece en el art. 1685, la obligación para el fiduciario de contratar un seguro contra la responsabilidad civil que cubra los daños causados por las cosas objeto del fideicomiso. Los riesgos y montos por los que debe contratar el seguro son los que establezca la reglamentación y en defecto de ésta, los que sean razonables. Estipula también la responsabilidad del fiduciario por la no contratación del seguro o cuando éste resulte irrazonable en la cobertura de riesgos y montos.
Con este artículo queda plasmada la obligación de la contratación de un seguro para los contratos de fideicomiso, pero no quedan claras las condiciones de la cobertura que se debe otorgar cuando el artículo menciona “los riesgos y montos por los que debe contratar el seguro son….los que sean razonables”. Será tarea en un primer momento de los productores de seguros asesorar a sus clientes respecto de qué es lo que resulta razonable para estos casos y en un segundo momento de las aseguradoras, la definición de un límite de cobertura que cumpla con la exigida por la ley.

Respecto de la PROPIEDAD HORIZONTAL

El art. 11 de la ley de Propiedad Horizontal 13512, establece como obligatorio para el administrador la contratación de un seguro contra incendio, pero la nueva legislación, va más allá de eso y en el art. 2067 inc. h, sienta la obligación del administrador de mantener asegurado el inmueble con un seguro integral de consorcios, que incluya incendio, responsabilidad civil y demás riesgos de práctica, aparte de asegurar otros riesgos que la asamblea resuelva cubrir.

Respecto de la PRE HORIZONTALIDAD

La pre horizontalidad hace referencia al régimen al que están sujetos aquéllos propietarios de edificios construidos, en construcción o terrenos destinados a construir en él un edificio, que deseen enajenarlo a título oneroso para ser sometido al régimen de propiedad horizontal.  El nuevo código civil y comercial se propone amparar de alguna manera a los adquirentes de inmuebles bajo este régimen debido a los constantes abusos por parte de empresas constructoras que vendían las unidades funcionales y luego no tenían la capacidad de terminar las obras o si bien las terminaban no cumplían con las condiciones pactadas.

Es por ello que el nuevo artículo 2071, establece la obligación para el titular del dominio del inmueble como condición para poder celebrar contratos sobre unidades construidas o proyectadas bajo el régimen de propiedad horizontal, de contratar un seguro obligatorio a favor del adquirente, que cubra el riesgo de fracaso de la operación de acuerdo a lo convenido por cualquier razón y cuya cobertura comprenda el reintegro de las cuotas abonadas con más un interés retributivo o en su caso la liberación de todos los gravámenes que el adquirente no asume en el contrato preliminar.

Ahora la pregunta que nos cabe realizarnos es, ¿qué tipo de cobertura es la exigida por la ley? Según la letra de la normativa, debería tratarse de un seguro de características amplísimas que cubra el fracaso de la contratación “por cualquier razón”… Si bien queda clara la intención del legislador, lo cierto es que resulta complicado llevar a la práctica una cobertura de esas características, a menos que podamos hablar de un seguro de caución. Será necesaria la creatividad de las aseguradoras para establecer un seguro que cumpla con estas exigencias.

Otro tema a tener en cuenta y que el legislador omitió resolver en esta oportunidad, estaría dado por la responsabilidad del constructor (arquitecto), vendedor, contratista en los defectos que la propiedad pudiera presentar luego de su adquisición. Hoy en día estos reclamos son habituales y reiterados en casi todos los contratos que se celebran sobre obras en construcción, ya sea por defectos en la construcción o bien porque la empresa no cumplió con las condiciones en que debía ser entregada la propiedad adquirida. Por ello hubiera resultado de gran utilidad la obligación de los responsables de la contratación de un seguro de responsabilidad civil profesional que actuara como hoy en día lo hacen los seguros de mala praxis, con una modalidad claims made y una cobertura que se extendiera luego de unos años de entregada la propiedad.
Respecto de la OBRA EN RUINA O IMPROPIA PARA SU USO
El artículo 1273 del nuevo Código establece la responsabilidad del constructor de una obra realizada en un inmueble (destinada por su naturaleza a tener larga duración) por los daños que comprometen su solidez y la hacen impropia para su destino. En el régimen anterior la responsabilidad por esta causa estaba reservada sólo para los casos de obra en ruina (no incluía impropia para su uso) y sólo en cabeza del constructor, director de obra y proyectista. El nuevo Código amplía esa responsabilidad en el art. 1274 inc. A, a toda persona que vende una obra, ya sea que ella la haya construido o que la haya hecho construir si hace de eso su profesión habitual.  ¿Constituirá esta obligación la posibilidad de la contratación de un seguro de responsabilidad profesional para vendedores de inmuebles?
Respecto de las OBRAS EN CONSTRUCCIÓN
Entre el código anterior y la nueva regulación, existe una modificación sustancial que radica en el cambio del titular del interés asegurado para los casos de daño a la obra producidos por caso fortuito antes de su entrega. En el código anterior, art. 1630, los gastos de reconstrucción de la misma recaían sobre el contratista (empresa de construcción), mientras que en el código nuevo el art. 1268 establece que el contratista tiene derecho a su valor y a una compensación equitativa por la tarea efectuada. Esto podría llevar a que de ahora en más los seguros no sean contratados ya por los contratistas sino por los comitentes de la obra (quien encarga la realización de la obra).

Con respecto a las pólizas que cubren al Estado y funcionarios.

Algo interesante para comentar es que ahora el Estado (nacional, provincial o municipal) y sus empleados ya no se rigen por las normas del Código Civil. Resumiendo: no son responsables civilmente de nada y sus conductas se deberán juzgar en el marco del Derecho Administrativo. (Esto da de baja de un plumazo todas las pólizas de RC que cubren al Estado y sus funcionarios).

Cambios en el seguro de vida

El nuevo Código Civil y Comercial aumenta la porción de libre disponibilidad del patrimonio de una persona.
En caso de que tenga hijos, podrá disponer libremente del 33,33 % de su patrimonio, y en caso de que tenga a sus padres con vida, podrá disponer libremente del 50 % del patrimonio (no se altera el derecho a disponer libremente del 50 % para las personas casadas).
Sin embargo, lejos de ser un motivo de desaliento para la comercialización de seguros de vida, estos cambios generan, en realidad, una nueva tendencia social, a tomarse más seriamente los temas relacionados con la propia herencia, y confiar menos en que el Estado se habrá de ocupar.

Consecuentemente, la oportunidad para la gente de seguros consiste en trabajar para que, en lugar de que el manejo patrimonial se canalice a través de las porciones del patrimonio, que el beneficio para algunas personas queridas en particular se realice a través de un seguro de vida.

En cuanto a las personas con discapacidad, también se ha ampliado el margen de disposición de sus padres o hijos, quienes pueden dejarle el 33 % de libre disponibilidad, más una tercera parte de lo que corresponda a otros herederos. Sin embargo, muchas veces se plantea la dificultad de que los mismos que van a recibir menos por herencia, son los que deberán cuidar a la persona con discapacidad en el largo plazo.

Probablemente, en lugar de que ellos cedan parte de su patrimonio, la mejor alternativa puede ser que todos hereden por igual, en tanto que la persona con discapacidad reciba el beneficio de un seguro de vida.

Los seguros de empresa

Con el nuevo artículo 1010 del Código Civil y Comercial, se han legalizado los “pactos sobre herencia futura” cuando tienen por objeto proteger la unidad de gestión en una empresa, o evitar conflictos.

Desde esa perspectiva, un tema que siempre fue polémico (la validez de los convenios de continuidad empresaria, o “buy and sell agreement”) queda definitivamente zanjado. Se trata de convenios plenamente válidos, que pueden ser suscriptos exclusivamente por los socios actuales, y que, en la medida en que no violen la legítima hereditaria, tendrán pleno valor en caso de fallecimiento de alguno de los socios, es decir, que en tanto que el (o los socios) sobreviviente/s se quedarán con la parte de la empresa que hubiera correspondido al socio fallecido, sus herederos recibirán los beneficios de un seguro de vida.

Acerca de la moneda de pago.

El nuevo Código recoge la realidad argentina, al establecer, en el nuevo art. 765, que si se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República Argentina, la obligación debe considerarse como dar cantidades de cosas, y el deudor puede liberarse entregando el equivalente en moneda argentina.

Este punto, todavía controversial, puede desalentar la contratación de seguros de vida en dólares.

Comentario

La entrada en vigencia del nuevo código implica la revisión de todos los contratos de seguros para adecuar sus condiciones a la nueva normativa, puesto que como lo dispone en el artículo 7, a partir de su entrada en vigencia, las leyes se aplican a las consecuencias de las relaciones y situaciones jurídicas existentes.

A su vez, y como detallamos precedentemente la normativa trae aparejado gran cantidad de seguros obligatorios o ampliación de los ya existentes, que puede constituir para los productores y para las aseguradoras una nueva oportunidad de negocio.