Menú

Pudo ser una tragedia

Tierra del Fuego: docentes apartados de sus cargos por hacer padecer a sus alumnos en la nieve

El pasado 25 de mayo 38 estudiantes del colegio Piedrabuena viajaron a la capital provincial para hacer una caminata a Laguna Esmeralda. Pero una nevada complicó el regreso y vivieron escenas de pánico. Los padres hablaron de la “falta de pericia” del guía aunque también de la “falta de previsión” de los profesores, que fueron apartados de sus funciones mientras se realiza un sumario.

El ministro de Educación de Tierra del Fuego, Diego Romero, y el subsecretario de Política Educativa, Pablo Gattamora, confirmaron en las últimas horas la decisión de separar del cargo en forma preventiva a los cuatro docentes del colegio Luis Piedrabuena de Río Grande responsables de la excursión en Ushuaia donde se extraviaron junto a 38 estudiantes en medio de un temporal de nieve.

Los funcionarios dijeron que los docentes que estaban a cargo del grupo fueron apartados de su función mientras “se realizan los sumarios administrativos correspondientes”.

Los profesores del colegio con orientación en educación física tenían bajo su tutela la organización y coordinación de una caminata a Laguna Esmeralda, realizada el pasado 25 de mayo con 38 alumnos de dos divisiones de quinto año.

El contingente, que al parecer había contratado a un guía, tuvo dificultades para regresar debido a una fuerte nevada y algunos estudiantes dijeron haber vivido momento de “pánico”.

Los alumnos contaron que se enterraron en la nieve hasta la cintura, que sufrieron frío y que algunos se separaron del grupo y estuvieron un tiempo extraviados.

Los padres que denunciaron lo acontecido a las autoridades educativas, hicieron hincapié en la “impericia del guía” pero también en la falta de previsión de los organizadores debido a que muchos estudiantes no tenían la ropa y el abrigo necesarios para la travesía.

También se describieron escenas de crisis, como la de un chico que “se tiró al piso gritando que no podía mover las piernas” y “otra chica que lloraba porque perdíamos al guía a cada rato”.

Los estudiantes contaron que un profesor decidió “no contarle” lo ocurrido a miembros de Defensa Civil, por temor a “perder el título” y dijeron que al regreso, en Tolhuin, “ni siquiera nos dieron algo caliente para tomar”.

Fuente: El Diario del Fin del Mundo